Cristóbal Vega Álvarez nació poeta y murió poeta. Yo, Jana la de la niebla (Ana Vega Burgos en el mundo real), su hija, siento que lo más íntimo que puedo hacer por él, para darle una alegría donde quiera que esté, es ir poniendo en este blog, poco a poco, los incontables poemas que fueron el sentido y la justificación de su vida, lo que le hizo vivir hasta los noventa y cuatro años con el alma llena de ilusiones.
Escribir era el estímulo que le impulsaba, la campana que repicaba sobre su corazón para hacerlo latir. Escribir lo salvó de la locura de más de veinte años en prisión, de la desesperanza de perder a su amada, mi madre, Antonia Burgos Béjar, "la escritora campesina" de Villafranca de Córdoba. También hablaré de ella en estas páginas e insertaré algunos escritos suyos; en fin, mi intención es que vuele en estas ondas su recuerdo hasta el fin de los tiempos, hasta que todos volvamos a encontrarnos, como ellos decían, tras la orilla infinita.

miércoles, 23 de noviembre de 2011


UNA CORONA DE LÁGRIMAS
Para el poeta negro, Benjamín Moloise,
ejecutado en pleno "Siglo de las Luces")

Cuando muere un poeta
muere la esencia misma de la tierra.

Mueren un poco todas
las cosas: ¡muere el pan de la quimera!

No es simplemente un hombre lo que muere.
Es... ¡la ilusión y la esperanza eterna!

¡Cuando muere un poeta
están de luto el sol y las estrellas!
... ... ... ... ... ... ...
Se cumple la "justicia" de los bárbaros:
¡La horca...! ¡El pistoletazo...! ¡La violencia...!

¡Voz que quisieran para siempre ahogada
en los silencios de una sangre muerta!

Mas el trino -¡clavel de fuego en cánticos
de alondras mañaneras!-
retoña por los claros horizontes
con claridades nuevas.

Y las arpas que un día enmudecieron
en madrugadas con aullar de fieras...

(Lorca... tú, Benjamín... Miguel Hernández...)
surgen del corazón de las tinieblas.

¡Porque la voz de los poetas es
Voz inmortal y eterna!

¡Cuando un poeta muere
ha muerto la sal misma de la Tierra!

viernes, 11 de noviembre de 2011


EL "ADIÓS" DEL POETA
(Agoniza el poeta junto a la mujer amada.
En su delirio, se expresaba así:)

¡Qué triste el último adiós...! Este "adiós" impronunciable
al mar, al sol, a la noche y a los pájaros del alba.
A los hijos... a los hijos
de nuestros hijos... Adiós
 a tanta ilusión perdida
y a los sueños malogrados a través de la jornada.

¡Qué pena despedirse de las cosas que amamos
y de esas otras -breves, pequeñas- que nos aman!
De la sonrisa que una bella tarde romántica
se ocultó en los secretos escondrijos del alma.

De la flor... Del jardín...
De la apacible lluvia que cae blandamente
sobre el claro silencio de las noches nostálgicas,
y de esos graves ruidos que alertan nuestro sueño
-cual taimados fantasmas-
volviéndonos un poco niños, que necesitan
recuperar la letra de sus antiguas "nanas".
-¡Y no ver nunca más 
las estrellas del alba!-

¡Qué amargos resultan los adioses
a tantas cosas que nunca supimos ver!:

Al sauce de viejas ramas
donde al despuntar el día
canta, alegre, la calandria.

Al gorrioncillo sagaz
que llega a nuestra ventana 
a traernos el mensaje
de su tosca serenata.

Al perrillo revoltoso.
A la mariposa blanca...

Al palomo trovador
que a la paloma le canta
con idílicos zureos
su canción enamorada...

¡Qué pena decirle adiós
a cosas que nunca mueren,
y a estas paredes blancas,
donde tantas ilusiones enhebramos
engarzando amor y ensueños
con agujas de esperanzas!

Ahora ya... ¡Todo es Nada!
Un recuerdo perdido... un beso en la nostalgia...
Y tras esa extraña incógnita de eternidad e infinito,
siempre unidas,
¡nuestras almas!

Siempre soñando caminos
de imprevisibles distancias
tras los dilatados soles
de desconocidas albas...

Adiós para siempre a TODO.

¡Bienvenida, hermana NADA!


martes, 1 de noviembre de 2011


IN MEMORIAM
DE BUENAVENTURA DURRUTI

(Y de todos los que inmolaron su vida
por los azarosos senderos del IDEAL)

En este caminar de medio siglo
-sobre el hombro la carga de tu ausencia
y por los vericuetos de la Historia
la huella que dejó tu huella eterna-
vamos siguiendo esa imbatida antorcha
que en tus manos fue símbolo y bandera.

La antorcha que ilumina los caminos
de los pueblos que sufren y que sueñan
y que es la luz que en la tiniebla alumbra
al viajero de intrépidas veredas.
Por este caminar de medio siglo
nos van guiando tu estímulo y tus huellas.

¡No estás...! Mas siempre están los que se fueron
porque "aquí" nos dejaron su encomienda
y la flor inmarchita de una sangre
con que se ornó nuestra mejor bandera.
En este caminar de medio siglo
recobraron sus guiños las estrellas...
... ... ... ... ... ... ... ...
¿Dónde estás? ¿Dónde viven esos muertos
que nunca mueren...? ¿Por qué extraña esfera
se van yendo, sin nunca irse del todo,
sus sueños y sus ínclitas quimeras?
¿Y cómo, en tantos campos sin cultivo,
vuelven a retoñar semillas nuevas...?

Desde el "después" de tu último "después"
nos llega el eco de tu voz eterna
y la renuncia audaz de quien a todo
renunció un día, menos... ¡a su idea!
(¡Que en este caminar de medio siglo
vuelven con sus canciones los poetas!)

El poeta del cálido mensaje
que en la rueca ideal de una quimera
va tejiendo esos mundos del futuro
con que los nuevos soñadores sueñan...
¡Es ese trovador que sólo vive 
para seguir cantando nuevas gestas!

sábado, 15 de octubre de 2011


LA LIRA OLVIDADA

Por cantar tus soledades.
Por sentirlas en mi alma.
Por jugar siquiera un día
con tus trinos de calandria.

Por beber en el cristal
del arroyo de tus aguas
y ver la luz de una estrella
pensativa en tu mirada.

Por soñar mundos remotos.
Por descubrir madrugadas.
Por escalar de tus cielos
sus cúspides insoñadas.

Por forjar grilletes de oro
para encadenar mis anisas,
he surcado verso a verso
los mares de tu palabra.

* * *

Por asomarme al abismo
de tus incógnitas blancas.
Por tomar entre mis manos
tus sueños página a página.

Por cruzar contigo el río.
Por cantarte en la alborada.
Por seguir a quien persigue
a nuestras palomas blancas.

Se me ha ido poco a poco
metiendo dentro del alma
el embrujo poderoso
del ritmo de tu palabra.

Por ver en tu Soledad
las soledades de mi alma
y el mundo maravilloso
de tus sueños de esmeralda
¡he buscado en los recuerdos 
MI VIEJA LIRA OLVIDADA!


jueves, 6 de octubre de 2011


Tipos de mi agenda
EL ETERNO AMARGADO

Hermético... la mirada
siempre esquiva e insolente,
el ademán displicente
y la palabra airada:

Un tipo que nunca nada
suele encontrar de su agrado,
ni hay nadie que a su lado
de buen grado quiera estar.
Ese tipo singular
es el eterno amargado.

A nadie mira de frente.
Siempre, con gesto de asombro
mira por lo alto del hombro
menospreciando a la gente.

Vano, zafio, prepotente,
enfático y destemplado,
con el ceño avinagrado
y el colmillo retorcido,
ese animal presumido
es el eterno amargado.

 Habla mal del mundo entero.
Nadie tan formal como él,
tan justo, tan noble y fiel
y de porte tan sincero...

Se juzga el guía señero
de un ideal ponderado
"por el que él -jura- haber dado
lo que los demás no dan..."
Ese falso charlatán
es EL ETERNO AMARGADO.



jueves, 29 de septiembre de 2011


AL CUMPLIR SU 105 ANIVERSARIO
(A mi madre)

Ya no está. Nada importa que aún palpiten
los rugosos sarmientos de sus huesos...
¡Pero ya no es ella! No vive "aquí".
En la honda oscuridad de sus silencios
solamente se mueve, si la mueven
como al azar se mueve un mueble viejo...

¡Yo añoro el tintineo de sus risas
y el cálido alboroto de sus besos,
y aquel bregar inquieto de unas manos
que guardan el mejor de mis recuerdos!

¡Aquel remoto "ayer" de su alma joven...!
Los días de penurias y de esfuerzos
cuando todo faltaba y estaba en ella
-¡siempre en ella!- el penúltimo secreto.

Añoro su honda fe. La clara luz
con que quiso alumbrar nuestros senderos,
y esa bondad que clama sin palabras,
que ni vimos "ayer" ¡ni ahora vemos!

Esas manos, hoy viejas, temblorosas,
ya vencidas, sin fuerzas ni asideros,
que un día me acunaron siendo niño
y me dieron su amor estando preso...
y que ya -¡pobres manos!- son dos índices
perdidos en las páginas del Tiempo.

¡No! ¡No es ella...! Ni está viva ni está muerta.
Es el dudoso epílogo de un cuerpo
que busca, a tientas, el postrer rincón
donde poder dormir su último sueño...

domingo, 18 de septiembre de 2011

DEDICADA A "ANÓNIMO", LA CHICA DEL TELÉFONO, DE NIEBLA

Esta entrada la publiqué cuando el blog todavía no pasaba de ser un "blog fantasma", no tenía seguidores, nadie lo conocía. Creo que poca gente la habrá leído, así que voy a permitirme repetirla para dedicártela, "Anónimo" (espero saber pronto tu nombre); estaba en ese libro de tapas rosa que mi padre te regaló cuando eras apenas una niña: "Por Las Riberas Del Tinto".
 Espero que te guste y te traiga recuerdos.


Al río Tinto, que pasa por Niebla, nuestro pueblo bien amado. En Niebla vivieron su amor de casi recién casados, criaron a su hija pequeña (yo) y cada día marcaba un recuerdo bello, hermoso, nostálgico, tierno, inolvidable... Niebla será siempre, para nosotros, el albergue de la sencilla felicidad.



EN LA MADRUGADA

Por las pinas laderas del ensueño
trepando van doradas ilusiones.

Una canción remota, de las sombras
se pierde en los dormidos horizontes
como oscuros puñales disfrazados
en el brujo misterio de la noche.

El río está en silencio. En su espejo
-milagros transparentes- los rejones
de luz de las estrellas han clavado
un romance de cielos y de montes...

¡Pastor de los luceros! Peregrino
sin cruz por las incógnitas del orbe:
¿Qué has hecho del ovillo de los sueños
de tu radiante juventud de bronce...?

¿Dónde están las estrofas traspasadas
de locos plenilunios y de soles
que prendiste en las pícaras sonrisas
de labios que aturdían corazones...?

El río está en silencio. Peregrino
por el cauce secreto de la noche,
devanando el ovillo de los sueños
se pierde en los dormidos horizontes...


CINTURA DE PIEDRA Y ORO

¡Niebla...! Un fragmento de brumas
donde el pasado se encierra.
Niebla en el cielo y la Tierra
para un delirio de sumas.

Para sumar soles, plumas,
aire, estrellas e ilusión
y bordar en el pendón
de la historia y la leyenda
un recuerdo y una ofrenda
para un bravo corazón...

Cincho de cemento moro
ha moldeado su cinto.
A sus pies, cantando, el Tinto,
canciones de piedra y oro.

Cada rincón, un tesoro
de bellas evocaciones,
y a sus rejas y balcones
-con dalias y malvaviscos-
asoman ojos moriscos
para enhebrar ilusiones...

Copla al sol. Ciudad dormida.
Niebla, cuajada de historia,
es un hito de victoria
a su paso por la vida.

Metáfora desprendida
de épico verso sonoro,
Niebla es un viejo tesoro
que evoca el pasado extinto.
¡Que a Niebla le borda el Tinto
cintura de piedra y oro...!


ROMANCE DEL RÍO Y DE LOS OJOS

Yo tengo un río con aguas 
de cobre. Yo tengo un río
para soñar... He trenzado
mis románticos idilios
en la cumbre de una estrella
colgada del infinito...

Yo tengo un sueño
marinero de este río
y un barco de luna clara...
(¡ay, mi barquito,
anclado en remotas playas
y en madrugadas de olvido!)

Yo quisiera navegar
para siempre en este río,
pescador de estrellas íntimas
en el azul de tu hechizo:
en el azul de unos ojos
que vagan sin rumbo fijo...

Ay, de sus aguas de cobre
ser el amante cobrizo
para beber sorbo a sorbo
su historia y sus caminos.
¡Ser náufrago para siempre
en lo hondo de sus abismos!

Marino de mares locas,
he varado en este río.
(En el cielo de unos ojos
la estrella de su destino)
¡Marinero ya sin rumbo
en este barco perdido!

Tengo yo un río con aguas
de cobre, y tengo el hechizo
fatal de tus ojos, -¡bruja
brújula de mi destino!-.

Y no sé quién puede más,
si tu mirada... ¡o el río!

domingo, 11 de septiembre de 2011


MANOS VACÍAS

¡Son tantas las ilusiones que se me han muerto en la vida!
¡Tantas rosas deshojadas a lo largo del camino!
¡Queda tan lejos la meta, ya para siempre perdida,
y es tan difícil seguir, sin brújula y sin destino!

Miro -y casi no conozco- mis viejas manos vacías;
estas manos adiestradas para el riesgo y la aventura
que al acunar la sonrisa de unas nuevas alegrías
fueron abejas libando en néctares de dulzuras...

Estas manos, hoy sin rumbo en los mares de la vida,
que perdieron su equilibrio a mitad de la jornada,
otean entre el pasado la dulce historia perdida
de una leyenda de amor para siempre malograda...

Gaviotas son estas manos en la cresta de las olas
con las alas abatidas para el sueño y para el vuelo.
Naves sin rumbo... decrépitas y frágiles barcarolas
para siempre ya perdidas entre los mares y el cielo.

Hoy al verlas ya vacías, sin nervio y sin calor,
sin el gesto de otra mano a estas manos extendida,
me pregunto: ¿adónde irá, cuando se muere, el Amor...?
¿Adónde las ilusiones que va matando la vida...?

martes, 9 de agosto de 2011

   Mi prima Nani me ha mandado tres poemas manuscritos de mi padre, enviados desde la cárcel para fechas importantes (el santo y el cumpleaños de su madre, mi abuela), ilustrados por un pintor, compañero de penas y de ideas; no está firmada la ilustración pero creo que era Ponce, del que hablaba siempre mi padre.


SIEGA
-A mi queridísima madre,
en el día de su Santo (1953)

Otra vez la mies granada.
Ya la parva está en las eras,
el paverillo en la linde 
y la zagala en la alberca.

Serios, graves, comedidos.
 del rastrojo a la dehesa,
siempre juntos, siempre hablando,
el pavero y la pavera.

¿Qué será lo que se dicen
que la niña va tan seria
y en los ojos del muchacho
hay caricias y hay penas?

¿Qué cosas se irán contando...?
-(¡ay, madre, quién las supiera!)-
¿No eran ésos los que hablaban
aquel año en la era aquella?

¿Es el diálogo de entonces
el que esta mies nos recuerda,
o acaso no son los mismos
el pavero y la pavera?
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 
Otra vez la mies granada.
¡El tiempo ya hizo su siega!
Ya no está el mozo en la linde
ni la zagala en la alberca...

lunes, 1 de agosto de 2011



Niños atemorizados
CADA MOMENTO TIENE SU MOMENTO
(A unos padres irreflexivos)

Si cien generaciones de errabundos
y bohemios palpitan en su sangre
y la severidad y el grito son
el crisol donde se funde su carácter,
¿cómo esperar que esa criatura sea
dechado de virtudes ejemplares...?

Si el mal humor y la palabra airada
constituyen su "música" constante,
y se juzgan delito las diabluras
inherente a cualquier infancia amable,
¿cómo esperar, entonces, que posea
la gracia y las virtudes de los ángeles?

No se pueden pedir peras al olmo
ni esperar que las leyes de la vida
modifiquen los cauces naturales...

¡El niño se comporta como niño!
La vida tiene diferentes fases:
el niño es... ¡el mañana! Y tú... ¡la tarde!


martes, 26 de julio de 2011


SOMBRAS DEL ALMA

Hay dolores tan hondos
que carecen de nombre.
Cuchillos que del alma
van cortando en silencio
sus más íntimos goces.

Dolores que se meten
por todos los rincones
y que, pérfidamente,
con sus pasos amargos
manchan nuestros salones.

Hay dolores tan negros
como la misma noche.
Mas tan intransferibles
-¡tan de nosotros mismos!-
que nadie los conoce.

Penas que van buscando
su estrellita del norte.
Penas que al pasar dejan
por todas las esquinas
pañuelos y horizontes...

Dolores sin ponientes.
Sin auroras ni voces.
Penas que en nuestras almas
están tan escondidas
que nadie las conoce.




jueves, 21 de julio de 2011


LA MUERTE DEL CHOTO
SEQUÍA

La tierra se nos muere... ¡ay, ya se está muriendo!
Los campos tienen sed.
Los campos están sedientos,
y Andalucía entera se asoma a los caminos
con un vago delirio de arroyuelos repletos...

¡Mi pobre tierra gris...! ¡Ay, mi tierra en silencio!
Ni una parcela verde
en la cruz de los vientos,
y un choto -campo arriba, campo abajo- se muere
entre los delirantes espejismos de un sueño.

(Sueña marismas verdes... Y en sus mugidos recios
sueña con pastizales
mecidos por el viento...
Sueña cantos de alondras vagamente olvidados,
y torrenteras de agua en sus bofes resecos...)

Un sol -tímidamente avergonzado- baña
las áridas laderas de los montes desiertos.
Y el choto, jadeante,
prosigue -campo abajo, campo arriba- gozando
con un vago espejismo de arroyuelos repletos...



domingo, 17 de julio de 2011

AGUAFUERTE DEL HOMBRE SIN TRABAJO

Espero que os guste la presentación que hice de este poema de mi padre, cuando me dio la locura de hacer presentaciones power point, hace dos veranos. Es un poema hermoso y doloroso que pensé que merecía la compañía de imágenes y música.



-Mamá, pan...
La noche era un niño
vestido de lágrimas.
La bolsa del pan
de un clavo,colgada.
La mesa, vacía.
La bolsa sin nada.
-Mamá, pan...
El niño, suplica.
La noche, lloraba.
-Que tengo hambre...
La mesa, vacía.
La bolsa del pan
sin pan, olvidada.
El niño tiene hambre
de pan y esperanzas...
La mesa, vacía.
La madre lloraba...
                                            
                                                      Cristóbal Vega Álvarez



miércoles, 13 de julio de 2011

     PERROS VAGABUNDOS


Solo.
Piedra errante.
Carta sin destinatario.

¡Solo...!
Con la oscura carga
de su desamparo.

¡Tremendamente solo,
con su cruz y su calvario!

Con la afrenta de sus hambres.
Con el peso de sus palos.

Con el penoso azar de los caminos
en las incertidumbres de sus pasos.

¡Pobre perro vagabundo
que va implorando caricias
y...
-¡Fuera, chucho! -solo encuentra
impiedades y estacazos...!

Perros vagabundos... ¡cuántos
-¡ay!-
que por entre los cauces de la vida
buscan, para roer, huesos de amor
y sólo hallan
¡pedradas y latigazos!


domingo, 10 de julio de 2011


¡AY, CÓRDOBA...!
                                            (Córdoba,
                                                     lejana y sola...)
                                                    F.García Lorca.

"Córdoba
lejana y sola..."

Abuela y madre de príncipes.
Novia de sabios. Y novia
de poetas que a tus pies
rindieron lauro y corona.

Córdoba siempre y por siempre
íntima y dulce en la copla.

¡Recatada 
y soñadora...!

Flor
"lejana y sola"
perdida por los caminos
románticos de la historia...

¡Ay, Córdoba,
bello sueño desprendido
de un bello verso de Góngora!


martes, 5 de julio de 2011


PRÓLOGO DE "CON ANDALUCÍA EN EL ALMA"

Cada hombre lleva su copla
como una flecha clavada
en mitad del corazón.
Cada hombre lleva su copla
y cantarla es lo mejor.

Todos un día tuvimos
sueños de Paz y de Amor.
Todos soñamos locuras
pues de locos
todos tenemos un poco,
y un poco de trovador.

Coger quisimos la luna
en nuestros años remotos,
pero nos contuvo el sol:
al correr tras de la luz
nos cegó su resplandor...

Todos ocultamos cosas
en nuestro mundo interior
que, poco a poco, el olvido
va deformando a su paso
hasta darnos la razón.

En este mundo de locos
cada cual lleva su copla
clavada en el corazón.
Cada cual lleva su copla
y cantarla es lo mejor...




domingo, 3 de julio de 2011


VIEJO SUEÑO

La maravilla de un sueño
metida en el alma.
Yo tengo la maravilla
del sueño de la esperanza
oculta en el último
rincón de mi casa.

Yo guardo aquel sueño
como una cosa sagrada.
Como se guarda un tesoro.
Como el amante que guarda
los más íntimos recuerdos
de la niña enamorada.

Fue un sueño cautivo
en caminos de la infancia.
Un viejo sueño que nadie
comparte ni guarda,
pero que alumbra mi vida
con luz de veredas claras.

Yo llevo en silencio
-¡por lo alto de la esperanza
para que nunca lo toquen
los pigmeos de la fama!-
la maravilla de un sueño
metida en el alma...



viernes, 1 de julio de 2011


JUEGA... MI NIÑA

Juega.
Juega a jugar con tus sueños
y ve sumando minutos
en la calculadora incierta de la vida.

La triste rama del árbol
perdida
en la angosta paramera
sin pájaros y sin brisas,
ya no cuenta para nada
en el cuento de esas cuentas
del rosario de la vida...

Juega.
Juega siempre.
Ve engarzando minutos y alegrías 
en la maravilla azul
de tus risas
porque un minuto es parte de lo eterno
y de minutos... ¡está hecha la vida!

miércoles, 29 de junio de 2011


Este poema, escrito con todo el dolor del cautivo, fue uno de los que más llegó al corazón de quienes conocían su situación, porque ¿que eran ellos, los presos,sino barcos varados que contemplaban la vida aferrados a las rejas de las ventanas del Penal? 



EL BARCO VARADO

El barco, varado.
Las olas de plomo, rugientes y briosas
y el cielo, nublado.
¡El barco está anclado
en mares tortuosas!
¡Qué importa que el viento le azote con bríos
ni que hinchen sus velas los aires bravíos
que pasan, veloces, con rumbo ignorado!
La nave camina por aguas inciertas.
Navega sin ruta; sus hélices muertas
no cortan el mar... ¡El barco está anclado!
Se escucha un pregón en horas tempranas;
rumores de risas, canciones lejanas
y trinos gloriosos de un ave canora.
¿Quién canta? ¿Quién ríe? Del mar de la vida
¿qué senda perdida
otean las naves que buscan la aurora?
Los viejos marinos de tristes miradas
(que en duras jornadas
recorren los mundos que forja la Idea)
sonríen, alegres, de cara al ciclón.
¿La muerte...? ¡No importa! Por una ilusión
se da la riqueza, el bien, ¡lo que sea!
Y van arrastrando sus pálidas vidas
-monótonas, grises-por sendas perdidas
e ingratos caminos.
El mismo horizonte se traza a lo lejos:
ensueños que mueren y júbilos viejos
que trocan en mundos los bravos marinos...
..................................................................................................
¡Y el barco está anclado!
En el mar incierto
que el cierzo ha rizado
la vida dejó un barco olvidado
¡mas no un barco muerto!
Su casco en ruinas
(que el mundo contempla con penas endrinas
y extraño pavor)
tiene alma de hielo sin luz ni virtudes
y guarda ilusiones y mil inquietudes
en el interior.
Son hombres que marchan de cara a otros mundos:
espíritus fáciles y sueños profundos
con risas de niños y gestos de fieras...
No viven. No mueren. Su gran ilusión
le traza un destino incógnito. ¡Son
autómatas grises en grises hileras!
Rumores de risas y coplas lejanas;
miradas furtivas que tras las ventanas
con pícaros guiños les brindan las bellas.
Su vida es sólo eso: ¡mendigos de amores
que aquí sólo tienen trabajo y dolores
y allá en las alturas... un techo de estrellas!
Un gran cuadrilátero sombrío y rocoso
con alma de piedra y cuerpo herrumbroso
se muere de hastío del mundo apartado.
¿Qué importa que bese el sol sus cubiertas?
Sus hélices muertas
no cortan el mar. ¡El barco está anclado!


lunes, 27 de junio de 2011


LLANTO QUE NO ES LLORAR

Hay penas tan profundas
que no pueden confiarse.
Llantos que no se lloran.
Poemas de una frase.

Y miradas que se hincan
en las flechas del aire...
Hay cosas que se mueren
sin que las llore nadie.

(Voz que no encuentra su eco
es mejor que se calle).
Hay silencios que giran
en densos espirales...

Muertes mudas que pasan,
que pasan por la calle.
Sombras que no se ven
ni las presiente nadie.

Pero que hablan, que dicen:
"¡ha pasado un cadáver!".
Sueños que no se duermen.
Valores que no valen.

Y minutos que tienen
alma de eternidades...
¡Hay penas tan profundas
que no pueden confiarse!

domingo, 26 de junio de 2011


AL PASAR DE LOS DÍAS...

¿Tú has contado alguna vez
las horas que tiene un año?

¿Ese camino gigante,
de límites inexactos,
que hay quien mide con risas
y hay quien mide con llantos?

¡Qué corto algunas veces!
Y otras veces... ¡qué largo!

Yo cubrí de soledades
la incógnita de sus pasos
y llené con mis silencios
¡las horas que tiene un año!

Me fui a bordar singladuras
-sin cala para mi barco-
en las bahías remotas
de un ensueño malogrado.

¡Qué corto a veces fue el tiempo!
Y otras veces, ¡ay!... ¡qué largo!

¿Tú has contado alguna vez
las horas que tiene un año...?


viernes, 24 de junio de 2011

   Cuando empecé este blog mi intención era poner también algunas poesías de mi madre, pero hasta ahora no lo he hecho, quizá porque entre tanto libro de "mi poeta de la paz", los poemas de ella son una gota de agua en el mar. Pero hoy he encontrado unas carpetas, las he abierto, y ya no he podido dejarlas hasta acabar, con un nudo en la garganta. Y he recordado que lo pensé y no lo hice, así que ahora sí: una de sus poesías (tiernas, íntimas, sencillas como era ella), escrita para mí, cuando me fui a formar "mi propio nido".




EL VIEJO NIDO
                                                         (A mi hijita, en su ausencia)

Ya te fuiste, y se fue todo.
Y se hicieron los silencios
muy altos y muy crecidos
por dialogar con los cielos.

La casa quedó vacía
y ocupado el pensamiento;
en nuestra alma, tu imagen,
y el corazón en suspenso.

El avecilla se fue
del viejo nido al alero
forjando a golpe de ensueños
con qué hacer un nido nuevo...

¡Ay, que el viento no sea brusco!
¡Ay, que el viento le sea bueno!
Que el avecilla es muy tierna
y los caminos, inciertos...

Que ya no tiene a su lado
al halcón de vuelo recio
que amparaba con amor
sus aventuras y miedos...

Y el viejo nido quedó vacío.
Habitado por recuerdos...
Transitado de ilusiones
y de voces que se fueron...

Ahora está la pareja
atónita en su complejo:
¡con la vista en el pasado
de aquel reír decidero...!

                                                Antonia Burgos Béjar